Sombras de una Vieja Raza

Sombras de una vieja raza
Tal y como está el patio, un servidor es escuchar la palabra «vampiro» y empezar a temblar, pero de una forma bien distinta en que lo hacía de crío. Un sudor frío me recorre la espalda, las piernas me fallan y me impiden salir por patas; la visión se me nubla e imágenes de púberes con las hormonas desatadas besuqueándose con jovenzuelos de buen ver en paisajes de postal asaltan mi torturada mente. La verdad es que acojona. Afortunadamente el libro de Alex Guardiola, finalista del Minotauro 2006, recorre sendas bien distintas, y aunque no deja de ofrecernos su particular y actual visión sobre el tema, queda claro que sus influencias andan más cerca de Stoker que de la Meyer.
  El libro desgrana la historia de Meliot, vampiro de alta estirpe que ha renunciado a su posición y vive como un humano. Durante años ha conseguido eludir la sed gracias a un compuesto artificial, pero dicho suero empieza a perder su efecto, al tiempo que sus sentidos vampíricos parecen debilitarse. Una doble narración nos irá relatando, por un lado, la historia del Meliot humano, como recluta al servicio de un conde medieval, y por otro la lucha de poder en el seno de la Vieja Raza, en la actualidad.
  Alex, consciente de que nada queda por inventar en la épica vampírica, y que para inventar según qué mejor estarse quieto, opta por ofrecer una visión urbanita del mito cercana a obras recientes, como la saga Blade o Underworld, pero sin olvidar algún guiño a la historia clásica, la de crucifijos y estacas. Las referencias cinematográficas no son gratuitas. La trama ambientada en el presente tiene un ritmo frenético, al más puro estilo de thriller de acción, con secuencias cortas que se suceden sin pausa, especialmente en el tramo final, y que pueden llegar a descolocar si uno no presta suficiente atención. El contrapunto a la vorágine se encuentra en la trama medieval. Más pausada, pero no por ello menos apasionante. Me gustaría destacar el esfuerzo del autor por documentarse acerca de aspectos de la época como la preparación y vida de la soldadesca, sin dejar de lado otros elementos más conocidos como puedan ser vestimenta y gastronomía. Con todo ello, y sin excederse en descripciones, consigue con éxito establecer el contraste necesario entre ambos marcos temporales, y que el lector realmente sienta que con los cambios de capítulos viaja en el tiempo, más allá de que los corceles hayan dejado paso a jaguars.
  En el debe del relato tal vez se le puedan reprochar, siendo tocapelotas, un par de cosas menores. La subtrama de los tres hermanos con poderes extrasensoriales pedía un mayor desarrollo; alguna que otra página de más hubiera ayudado a entender mejor sus motivaciones y algo atropelladas acciones. La segunda es alguna pincelada metaliteraria relacionado con la figura del narrador, como la de la página 97. Entiendo que busca dar un punto humorístico al texto, pero el resultado más inmediato puede ser desconcertar al lector y sacarlo de la trama.
  En relación a la edición debo confesar que me ha sorprendido gratamente. Los ejemplares de la colección Abelmuth de Grupo AJEC que había leído con anterioridad tenían un formato mucho más sencillo e incómodo. La nueva calidad prácticamente la equipara con el de su hermana mayor, Abelmuth Internacional. Mención aparte merece la portada de David Prieto, quien también se ha hecho cargo de la maquetación. La idea de una portada dentro de otra portada realmente resulta llamativa.
  Sombras de una Vieja Raza es una buena novela de vampiros, respetuosa con la mitología que la nutre y muy superior a Gótica, libro de la misma temática que ganaría el Minotauro al año siguiente. Probablemente Alex Guardiola lo hubiera logrado, de no tener entre los finalistas a competidores de la talla de Javier Negrete o Rafael Marín. O eso, o de haberse presentado un año más tarde.

Leer avance editorial.
Comprar on line.

10 pensamientos en “Sombras de una Vieja Raza

  1. Alex

    No eres tocapelotas, jajaja. De hecho solo por adquirir el libro estás en tu derecho.

    Yendo a otras cosillas, sobre los trillizos, quizás sea una de los cosas que me hubiera gustado desarrollar más, pero también la de la otra pareja Seamus y Rowenna y también la de Rutger, que también tiene mucha historia detrás, pero no había novela para todos ;).

    Lo de apelar al narrador fue un recurso que me pareció divertido en aquella escena, porque pensaba que me estaba quedando demasiado típica, pero que puede que le reste unidad a lo demás.

    Y no has comentado de lo que se queja casi todo el mundo cuando lo lee: ¡Te aceleras al final! Jaja.

    Estamos muy contentos cómo ha quedado el libro, la verdad, solo podrías decir por la encuadernación que es de Albemuth y no de la colección mayor, porque el tamaño, las solapas, la calidad del papel, es la misma.

    Sí, me documenté, sobre la Peste, la composición de los ejércitos medievales, recetas culinarias de los monasterios (teniendo cuidado de no meter alimentos que hubierámos traído de América).

    Para el primer curso de carrera hice un trabajo sobre la Guerra de los Cien Años, y la documentación que utilicé me sirvió para plasmar la batalla que ocurre hacia el final del libro que no es otra que la Batalla de Crecy, franceses contra ingleses, la primera batalla en Europa donde aparecieron los cañones.

    Mi historia, creo que sí puede tener bastante de Blade (la de Guillermo del Toro), pero también tiene bastante de Brian Lumley. Cuando lo escribí no había visto ninguna de Underworld, la verdad.

    Y bueno, que me estoy enrollando, solo con que te haya parecido mejor que Gothika y diferente a los libros de la Meyers, ya me siento satisfecho.

    Un abrazo, Enric.

    Responder
  2. JM

    Un finalista en el Minotauro no se consigue porque sí. Me ha despertado muchísima curiosidad tu reseña. Espero leer pronto el libro, después del de Juan Miguel Aguilera.

    Responder
  3. Enric

    Una lectura totalmente recomendable, JM. Se lee del tirón.

    Supongo, Alex, que el que haya echado de menos más desarrollo en la historia de los trillizos que en la de Seamus y Rowenna o la de Rutger, aunque también es cierto que más detalles en la conversión de este último tampoco hubieran estado de más, puede ser debida a que los cambios de rumbo que toman en la guerra de poderes, no quiero entrar en detalles por no espoilear, son más drásticos que en el resto de pesonajes y en consecuencia es más difícil justificar y entender algunas de sus decisiones.

    El acelerón final existir, existe. Lo que ocurre es que como toda la trama contemporánea sucede a un ritmo más rápido que la medieval, no lo encontré forzado. Te podías haber recreado más, claro, pero eso ya va a gustos.

    Lo de Underworld lo decía sobretodo por toda la lucha interna en la jerarquía de la Raza, aunque también es cierto que eso también aparece en Blade, y por el tema de “despertar” a algunos de sus miembros cuando la ocasión lo requiere. Aunque supongo que elementos parecidos deben estar presentes en otras obras.

    Tienes motivos de sobra para sentirte orgulloso tanto del contenido como del aspecto final. 😀
    Un abrazo.

    Responder
  4. Mariko

    Me encanta este post y sus comentarios: porque se habla mucho de las novela sin desvelar ningún dato importante de la trama; lo necesario para despertar la curiosidad, y mucho -Bueno, sí se dice lo del ‘despertar’…pero es que es una novela de vampiros-
    Nada, a la cola para ser leída -esta tarde paso a tener en mi mesita ‘Alarido de Dios’, y creo que es tocha-, que parece muy recomendable.

    Responder
  5. Enric

    Me alegro que te haya picado la curiosidad, Mariko. Una reseña positiva que no invita a leer el libro ni es reseña ni es na.
    Por lo del despertar no te preocupes que no desvela nada que sea crucial en la trama, vaya que no es un spoiler, al menos en mi opinión, si el autor discrepa que lo diga. 😀
    Curiosamente Alarido de Dios también es la novela en la que ando enfrascado ahora, y que en breve…

    Responder
  6. Laura

    Pues sí que invitas a leerlo, ¿sabes? Me has dejado con una curiosidad inmensa. ¡Lástima que el libro no se encuentre de este lado del océano! (¿o sí?) En cuanto al tema de los vampiros, aplaudo a todo aquel que sea capaz de lanzar historias frescas y únicas, que no sean la copia de éste o aquél o, últimamente, de Meyer.
    ¡Saludos! 🙂

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green