Seis libros (VI): El susurro del bosque, David Mateo

El susurro del bosqueComentaba David Mateo, con motivo de la presentación de Perversa en Barcelona, el peso que el contexto histórico tiene en la buena fantasía y de la importancia que él da, a la hora de escribir un cuento, a contextualizar adecuadamente la narración en el marco histórico que le permita plasmar mejor la idea central a desarrollar. Esta idea tiene especial importancia en El susurro del bosque puesto que el autor nos ofrece su particular visión de La Leyenda de Sleepy Hollow de Washington Irving, pero lo hace desplazando la acción desde el siglo 17 en New Amsterdam, la colonia holandesa a orillas del Hudson que daría lugar a Nueva York, a finales del 16 en Ollaytambo, Perú, tras la conquista del imperio inca por parte de Pizarro. Es en este ejercicio de descontextualización de la historia donde el autor consigue que ésta adquiera connotaciones totalmente distintas al original.
  También hay que apuntar que el modelo seguido por la obra, antes que el literario, es la versión cinematográfica rodada en 1999 por Tim Burton. Ello queda claramente reflejado tanto en su estructura, ese whodunit que apunta Rafa Marín en el prólogo, como en su desenlace. Sin embargo que nadie se lleve a engaño, El susurro del bosque, nos cuenta una historia elaborada con nuevos mimbres. Y si bien el monje fantasma y su guja española que tienen aterrorizados al pueblo de San Pedro tiene su origen en el jinete alemán que cabalga por Sleepy Hollow con la cabeza que le arrancó una bala de cañón bajo el brazo, el protagonista de esta obra, Tomás, huérfano lazarillo del párroco de San Pedro, nada tiene en común con el desgarbado maestro Ichabod Crane, y sus circunstancias no pueden ser más diversas.
  La condición de relato largo o novela corta, según se prefiera, le sienta estupendamente bien a la historia. Sin un ápice de paja el autor va al grano desde la primera línea. En apenas dos páginas conocemos la historia del pueblo y se nos presenta a Tomás, pasando rápidamente a un segundo capítulo que ya nos sumerge de lleno en la trama y en el misterio que envuelve a San Pedro y sus pobladores. La variopinta comunidad que vive sumida en sus quehaceres cotidianos, pero sin poder apartar la mirada de una selva preñada de misterios y leyendas ancestrales de la que sólo les separa un puente y cuatro torreones, construcción que les permite sortear las aguas del oxcoa y acceso simbólico a las verdaderas raíces de aquella tierra, deseterradas por el conquistador español a lo más profundo de la espesura.
  Se trata de una lectura amena, ágil, que atrapa sin artificios y que ante el estímulo de su corta extensión, empuja al lector a seguir leyendo hasta conocer un desenlace en el que no faltan giros argumentales que concluyen la lectura dejándote con buen sabor de boca. Si a ello le sumamos un estilo sintético, comedido, que elude en todo momento recrearse en descripciones o alargar la trama con párrafos retóricos, podemos decir que, efectivamente, nos encontramos ante una obra muy adecuada para jóvenes lectores, de esas que consiguen despertar el apetito por la lectura. Aunque sería una verdadera lástima que el hecho de haber sido publicada en una colección juvenil la lleve a ser descartada por paladares más adultos. Para quienes ya conocen la obra de David Mateo bastará con decirles que si disfrutaron con los cuentos de Perversa, El susurro del bosque es el relato que les falta en esa antología.

Ficha del libro: El susurro del bosque.
Web del autor: David Mateo Escudero.

3 pensamientos en “Seis libros (VI): El susurro del bosque, David Mateo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green