Seis grados de separación

el mundo es un pañuelo

Dicen que cualquier habitante del planeta está relacionado con el resto por un máximo de seis vínculos personales. Algunos tildan este precepto de teoría y otros muchos de leyenda urbana cuyo valor no pasa de curiosidad o de argumento para pastiche de Hollywood. Hace poco saltaba a la palestra una actualización de la misma, según la cual, internet y las redes sociales habían estrechado el cerco y ahora la cosa quedaba reducida a tres grados. Microsoft le dedicaba un estudio, hará cosa de un año, tomando como muestra 180 millones de usuarios del Messenger. El resultado del mismo corroboró la teoría, concretando el grado de separación entre dos individuos cualquiera en 6,6 grados.

A Xavier lo conocí en la facultad de Letras de Tarragona. Estudiaba derecho, pero era amigo de varios compañeros de clase, vecinos suyos de El Vendrell y, a menudo, se dejaba caer por el bar para «hacer campana» con los de filología inglesa y venía a nuestras fiestas y cenas.
  Francesc es un amigo de la infancia que vive en Barcelona. Sus padres veraneaban en Rajadell, un pueblo del Bages, cerca de Manresa, donde mi abuelo compró hace mucho años una vieja casa que ha sido refugio vacacional de mi familia la mayor parte de nuestra vida. Lejos de la ciudad y los encorsetados horarios del colegio, todo era montar en bici, hacer cabañas, y jugar al escondite o a policías y a ladrones. Con el tiempo y el inevitable cambio de intereses que conlleva la adolescencia y edad adulta, nuestras aventuras se desplazaron hacia las calles de la Ciudad Condal y los garitos de Salou, pero nunca hemos perdido el contacto.
  La semana pasada Francesc cumplió 40 años. Con motivo de número tan especial su familia decidió prepararle una fiesta sorpresa con sus amigos actuales y los de siempre. Desafortunadamente, me fue imposible acudir al encuentro, reencuentro en algunos casos. Al día siguiente, sábado, cuando colgaron las fotos de la cena en el facebook, me quedé absolutamente sorprendido al ver a Xavier sentado a la mesa del restaurante, entre amigos y familiares de Francesc. Mentalmente intenté establecer algún vínculo que hubiera olvidado, sin conseguirlo. Que yo supiera aquellas dos personas no se conocían de nada. Le he preguntado a Francesc de qué conoce a Xavier. Al parecer, es pareja de una compañera suya de trabajo.

13 pensamientos en “Seis grados de separación

  1. Enric

    Es cierto, Claudio, a veces le permitimos licencias a la realidad que no le toleramos a la ficción.
    Internete es lo que tiene, JM y Joe, las redes sociales todavía hacen el mundo más pequeño, aunque también hay que aceptar que en el facebook todo el mundo es güeno, y se considera “amigo” a gente que no se conoce ni de oidas. Lo verdaderamente alucinante de todo esto es cuando tienes ocasión de constatarlo en el mundo real.

    Responder
  2. Joe

    Me he “explicao malamente”. Cuando digo “redes” me refiero a esos nexos que se crean entre las personas en la vida real. En lo que a las redes sociales se refiere, las respeto pero a mí personalmente no me van mucho. Cierto que estoy en facebook pero bastante pasivo, todo hay que decirlo. 8)

    Responder
  3. STB

    Sí, es increíble.
    Yo ya no hablo mal de nadie en voz alta (y casi ni en voz baja).
    Nunca sabes cuando estás metiendo la pata. El mundo es un pañuelo, lleno de mocos y nos conocemos todos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green