Relatos ganadores II Concurso de Microrrelatos de Melibro

Pues ya tenemos aquí a los relatos ganadores, aunque el nombre de sus autores todavía no se ha hecho público.
Cualquiera que haya formado parte de un jurado literario sabrá que resulta inevitable, y aconsejable, quedar prendado por uno de los textos a mayor o menor altura de la lectura. Tarde o temprano damos con alguno que nos conquista de pies a cabeza, el que nos habría gustado firmar, el que toca todas las teclas y en el orden adecuado (o casi, que ya sabemos que la perfección y los humanos hacemos mala pareja); es como un flechazo. Evidentemente, en un certámen de microrrelatos el efecto todavía es más fulminante.
Resulta frustrante ver como, a veces, el resto de miembros del jurado no comparte nuestro enamoramiento, y esa obra que nos parece magnífica ni siquiera queda entre las finalistas, dejándonos sin la oportunidad de defender sus encantos en el debate que suele producirse llegados a este punto.
Quizá por todo ello, me hace una ilusión tremenda que mi relato favorito del grupo que me tocó valorar en el II Concurso de Microrrelatos de Melibro, aquel que me hizo ojitos tan solo leer la primera de sus palabras, también haya camelado al jurado final y se haya hecho con el primer premio. El segundo debía de encontrarse en otro grupo, pues no lo conocía, aunque también me parece muy bueno. Así que enhorabuena a los dos (de momento anónimos) ganadores. Aquí os los dejo para vuestro disfrute:

Segundo clasificado, con un cheque regalo de 50€ y un lote de libros, cortesía de Fnac.es:

Pequeño descuido

Me levanté temprano, como cada mañana. Me preparé un té en el microondas, aplastando durante un rato la bolsa con la cucharilla, como a mí me gusta hacerlo.
Salí a la calle. La gente me miraba presa de un extraño horror.
Mientras esperaba el autobús vi mi reflejo en un escaparate. Ahora lo comprendía.
Había olvidado quitarme el capuchón de verdugo.

Y el ganador, con un cheque regalo de 100€ y un lote de libros cortesía de Fnac.es a:

NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES

Cerró la puerta de la calle de un portazo y volvió a la cocina con el corazón encogido.
Acababa de tener una fuerte discusión con su hija. Quería que dejase de vivir solo y se marchase a una residencia. Aurora le comentó que ya no se desenvolvía como antes.
¡Qué se estaba haciendo mayor! Y una mierda, se dijo el hombre, mientras se preparaba el desayuno. Después puso el programa corto de la lavadora, metió el vaso de leche en el tambor, cerró la escotilla y esperó a que se le calentara.

2 pensamientos en “Relatos ganadores II Concurso de Microrrelatos de Melibro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green