Lo que el e-reader se llevó

De un tiempo a esta parte es un debate recurrente: ¿Tú de quién eres, de Kindle o de papel? Y a partir de este punto blogs, foros y otras hierbas debaten sobre el futuro del segundo ante el envite del primero y de cómo afectará todo ello al sector editorial y al peliagudo tema de la piratería. A día de hoy debo decir que el asunto me la trae bastante floja. Como lector, el libro me sigue yendo estupendamente, como juntaletras de ir por casa, con publicar de vez en cuando ya me doy con satisfecho, aunque me saquen en papel higiénico.
  En cualquier caso, me he sentido muy identificado con un artículo de Pérez-Reverte titulado «Leer con luz de luna». Suscribo su opinión palabra por palabra y puesto que difícilmente sabría expresarla tan bien, creo que merece la pena compartirla. Podéis leerlo aquí.

11 pensamientos en “Lo que el e-reader se llevó

  1. JM

    Tienes razón. Y Pérez Reverte también. A veces me parece que es un debate sobreinflado. Por cierto, ¿el artículo es de hace cuatro años o me parece a mí?

    Responder
  2. Enric Herce Autor

    Creo que se trata de un error de la web. Yo lo he leído en el suplemento número 1.203 con fecha del 14 al 20 de noviembre del 2010. De hecho, si en el buscador pones cualquier mes de cualquier año, verás que en portada aparece el número 971 con fecha del 4 al 10 de junio del 2006.

    Responder
  3. Alex

    Hola.
    Es curioso que mencionaras este artículo porque lo utilicé para una clase de comentario de texto con mis alumnos extranjeros. No tienen todos el mismo nivel de español y los que sí comprendieron la totalidad del artículo, no entendieron si defendía o atacaba el libro electrónico, le comenté que la crítica era gradual, desde el primer párrafo donde nos muestra sus virtudes, al segundo, donde enumera sus desventajas respecto al libro físico, al tercero, en el que defiende a capa y espada la publicación tradicional. Si se lee detenidamente, parece como si se hubiese ido calentando a medida que lo escribía. También llama la atención que la última línea de cada párrafo sea un exabrupto.

    El artículo es de hace un par de semanas.
    Yo, por mi parte tengo intención de hacerme con un Kindle a corto plazo, pero me seguiré comprando bastantes libros. Solo en pensar quitarme el peso de los libros que me llevo cada vez que voy a casa de mis padres o de fin de semana por ahí, me anima a comprarlo.

    Responder
  4. Enric Herce Autor

    Menuda coincidencia, Alex.
    Es cierto que el artículo funciona in crescendo, aunque más que al calentón del momento yo lo achaco al orden en el que Pérez Reverte expone sus planteamientos y a la afinidad que siente respecto a estos. Parte de observaciones más o menos objetivas y termina llegando a sus gustos personales que defiende con mucha más vehemencia.
    Empieza criticando la forma en la que se presenta el debate ¿por qué elegir entre uno u otro?, para a continuación desgranar las bondades del e-reader y terminar aceptando lo que todos ya sospechábamos: «He dicho que libro de papel y libro electrónico deberían ser complementarios; pero si me obligan a elegir, diré alto y claro que no hay color. Y que, llegado a ese extremo, la pantalla portátil me la refafinfla.» Y a partir de este punto se inicia un auténtico panegírico del libro tradicional, de carácter mucho más sentimental que el dedicado al libro electrónico.
    Por otro lado hay que tener en cuenta que la separación por párrafos de similar extensión es un añadido de la web. En papel apareció en una página a tres columnas sin un solo punto y a parte.

    Yo también pienso hacerme con un e-reader algún día; cuando considere que realmente me aporta un valor añadido o soluciona un problema, el de espacio parece el más cercano, que justifique incluir otro cacharro con batería en mi vida. A día de hoy no lo necesito.

    Responder
  5. Claudio

    Interesante e inteligente, como casi siempre. El tema es que el libro-e trata de convertirse en un NEGOCIO, y se olvidan de los lectores, transformados en meros consumidores. Sí, nacerán generaciones que prefieran lo electrónico, pero el libro tiene un diseño tan bueno como la rueda, y permanecerá muuuuchos años.

    Responder
  6. Alex

    Como siempre y respecto a lo que comenta Claudio, cualquier cambio a un formato nuevo, sea el que sea, es más lento de lo que les gustaría a los fabricantes de la tecnología. Cuando casi todo el mundo tiene un reproductor de DVD en casa, resulta que eso no vale porque ahora lo que se ve megachachi es el Blu Ray.

    Y sí, es un negocio. Uno de los problemas que hay es que no tienen muy claro quién se va a llevar las partes del pastel, por eso no acaba de despegar en España.

    Responder
  7. Enric Herce Autor

    Las nuevas generaciones, de alguna manera, ya no podrán escoger. Mamarán pantalla desde el colegio, para ellos leer y estudiar ya quedará para siempre relacionado con un ordenador o similar en lugar de con papel y boli.
    Que la literatura entre también en esa rueda de cambios de formato y tecnología que queda obsoleta a cada vez mayor velocidad me da una pereza tremenda.

    Responder
    1. Pedro Camacho

      Pues el caso es que…
      ¿Qué es mejor, una bici o una motocicleta?, ¿un coche o un tractor?, ¿un cohete o un barco?, ¿un libro o un libro-e?
      Pues para mí, depende de para que lo utilices.
      Me gustó tanto el artículo que lo enlacé en mi web.
      Muy bueno, desde luego.

      Responder
      1. Enric Herce Autor

        Lo que me parece más interesante del artículo es que en todo momento aborda la cuestión desde el punto de vista del lector, sin perderse en disquisiciones que a menudo solo interesan a editores y autores.

        Responder
  8. Enric Llevat

    También suscribo todos los matices del artículo. Es absurda la disputa delante posibles dudas para saber cuál es el mejor formato o chisme para la creación. Es exactamente lo mismo expresarse con un libro de papel que mediante una pantalla líquida, con un óleo sobre lienzo o un Photoshop de última versión, siempre y cuando se exprese algo claro está!

    Responder
  9. Enric Herce Autor

    Coincido contigo, Enric. Vivimos tiempos en los que la seducción tecnológica del gadget se impone a lo que contiene. ¿Cuántos e-readers se comprarán estas navidades para gente que no lee?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green