La Luna dormida en La Biblioteca del Kraken

La Luna dormida ha caído en los tentáculos del calamar gigante, y teniendo en cuenta la exigencia y meticulosidad que caracterizan a sus reseñas, no ha salido mal parada del todo.

«Nuestro protagonista es una persona normal que recibe un regalo curioso de unos amigos que han viajado recientemente al Senegal. A partir de aquí su vida cambiará sutilmente durante unas vacaciones en las islas Canarias, su memoria se llenará de lagunas y extraños acontecimientos sucederán a su alrededor.-+

Leer reseña de La Luna dormida en La Biblioteca del Kraken.

7 pensamientos en “La Luna dormida en La Biblioteca del Kraken

  1. David Mateo

    Debo decir que, aunque Eloi (por lo que le he leído) es un crítico que merece todos mis respetos, en este caso no estoy de acuerdo con él. Es decir, si Eloi pide un poco más de intriga, de tensión y nervio, lo último que debes hacer es alejarte de la escena para que el argumento fluya con mayor rapidez o la historia se acorte. Sino que se hace necesario un zoom sobre la psique del personaje, sobre sus motivaciones, sobre sus pensamientos y su interacción con el entorno. Las escenas de tensión deben de definirse (o ajustarse) más para que el nudo psicológico que atrapa al lector aumente. La trama de La luna dormida esta bien definida, sin embargo, en mi opinión, de vez en cuando la perspectiva se aleja excesivamente de los personajes y ahí es donde el relato puede flaquear. Si Enric hubiera ramificado un poco más el argumento y hubiera entrado en la mente del protagonista en situaciones concretas, el volumen del libro habría aumentado y la sensación de tensión con él. De todas formas, es mi forma de interpretar un libro y su argumento y tampoco trato de ponderizar. Simplemente quería entrar en el debate (bastante inteligente el que propone Eloi) y dar mi opinión.

    Responder
  2. Enric

    Bueno, siguiendo con el debate, discrepo, como no podía ser de otra forma, con ambos.
    Si en algo han coincidido todos los lectores de los que he podido recibir feedback en Sedice, 127 y Lulu es en que la novela se les ha hecho corta y que engancha. Un texto sobredimensionado con elementos sobrantes que no aportan nada a la trama y que ralentizan el ritmo, difícilmente causaría esa sensación.
    En cuanto a la observación de David, estamos hablando de una novela en primera persona, todo, absolutamente todo lo que sabemos lo hacemos a través del recuerdo del personaje narrador. En todo momento sabemos lo que piensa y lo que siente, en todo momento, excepto en sus lagunas de memoria. Cierto que podía haberme recreado más en la narración de ciertas escenas, como en la primera noche de fiesta en Las Palmas, o en la escena del secuestro o posterior regreso a la península, pero ahí sí que a mi juicio, añadir “metraje” hubiera ido en detrimento de la historia.
    Evidentemente no estoy diciendo que la novela sea intocable, inmejorable y demás. Sólo que considero su extensión, que de hecho es el eje sobre el que está girando el tema, la más adecuada para lograr su cometido y desarrollar el argumento.
    A ver si alguno más de los que se dejan caer por aquí y han leído la novela aporta su punto de vista, que la cosa está interesante. 😀

    Responder
  3. Alex

    Presente!

    Yo creo que la longitud es la correcta. Si hubiese metido una narración más descriptiva o en tercera persona, tal vez se hubiese perdido el elemento que más me gustó que fue que el lector sabe lo mismo que el personaje. Además ese sentimiento de desconocimiento e incertidumbre que manifiesta el protagonista, quizás sea más difícil de conseguir con un narrador omnisciente.

    He leído la crítica y no estoy de acuerdo con la “placidez” que se nombra un par de veces. La tensión se mantiene a lo largo de la narración, no sabes que está ocurriendo y se nos desvelan las pista al mismo tiempo que el personaje las va descubriendo.

    Añado que este narrador es muy jugoso, porque como lectores tendemos a creernos lo que nos cuenta el narrador, en este caso el narrador es falible y poco creíble, como se demuestra al final, por lo tanto eso un logro del escriba.

    Un saludo. 😉

    Responder
  4. David Mateo

    Ojo que añadir más página no significa ralentizar la novela o añadir más descripciones. No hablo de eso en ningún momento. Creo que te lo comenté a nivel particular. Se trata de hacer un zoom sobre el protagonista en momentos en los que el narrador pasa casi de puntillas. Me explico. La primera noche en que los dos protas se van de farra y conocen a las chicas. Apenas das unos datos dispersos de lo que sucede, es una narración muy apresurada (bien construida, pero muy apresurada). Si aproximas el zoom sobre los acontecimientos y explicas pormenorizadamente qué sucede, cómo sucede, cuándo sucede, e incluso introduces conversaciones de barra (a todos nos encanta leer escenas de ligoteo), desarrollas las acciones a una medida más amplia y le das volumetría al libro.

    No nos engañemos, puestos a racanear en una novela, muchos de los éxitos que plagan las librerías podrían deshojarse como los árboles en otoño. Es decir, están recargadas de diálogos circunstanciales, de escenas que desvían la atención o de tramas que se enrevesan para luego quedar en algo muy simple. Y ahí está el gran secreto, construir una trama que de vueltas como un laberinto pero que en ningún momento decepcione, sino que sepa mantener la emoción. Hay veces que en un capítulo no ocurre gran cosa, pero el autor es tan genial que simplemente por leer lo que está contando, te importa tres cominos que se asesine a alguien o tan sólo está haciendo una visita a la abuela.

    Puede ser que toda esta perorata venga por el desconsuelo que siento al ver que, hoy por hoy, la novela corta no tiene sentido en un ámbito comercial. Que los relatos se han devaluado hasta convertirse en una expresión desilusionante, en un producto que sólo ofrece satisfacción a la persona que lo escribe, porque más allá no existe más que un reducido p´´ublico. Creo que, como no cambien mucho las cosas, la novela corta está obligada a evolucionar a algo más grande -eso o te guardas la idea para cuando la inspiración de las musas te ilumine-; que el escritor debe componérselas para sacar jugo donde no lo hay y hacer de una trama sencilla algo llamativo.

    Responder
  5. David Mateo

    Huelga decir que, bajo mi percepción, tenías historia para hacer eso y escritor hay de sobra.

    Con ello: ¿el libro es malo? No, en absoluto. El libro en sí es superentretenido e inteligente (en caso contrario me consta que Eximeno no te lo habría cogido), pero creo que le podrías haber sacado más jugo.

    Responder
  6. Enric

    Entiendo tu planteamiento, y desde un punto de vista de “publicabilidad” lo comparto, pero no desde un punto de vista estrictamente literario.

    Responder
  7. Rus

    Debo reconocer que he aprendido más de género de terror y fantasía en seis comentarios que muchas muchas horas de lectura… gracias a los tres :mrgreen:

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green