Ficciones reales

Aquello de que la realidad siempre supera a la ficción viene de lejos, aunque parece ser que, últimamente, la primera anda bastante creativa. Ante semejante alarde de imaginación uno se pregunta qué sentido tiene eso de andar fabulando cuando salen semejantes argumentazos en las noticias.
  Lo del pulpo oráculo a estas alturas ya tiene más recovecos que Falcon Crest. Que si un experto del CSIC le quiere quitar todo el mérito al animalito, acusándole de zamparse el mejillón adecuado más azuzado por los colorines de la bandera que por sus dotes adivinatorias (sin querer entrar en conflicto con un sabio en cefalópodos apuntar que dicha teoría no explica nada bien porque en la final de la Eurocopa, ante las mismas banderas y colores, el buen Paul optara por la alemana, pifiándola, por cierto); que si el zoo de Madrid lo corteja y los del zoo germano les dicen que nanai, que una cosa es que les apeemos del mundial y la otra dejarles sin el fenómeno del momento, cuyas predicciones han sido transmitidas en directo por cadenas de todo el globo y, según las malas lenguas, en las últimas ocasiones no precisamente gratis. Un pulpo que ha resultado más rentable que muchas de las estrellitas del mundial, aunque dificilmente llegará a la próxima Eurocopa: si la media de edad de los cefalópodos anda alrededor de los tres años este ya ha gastado más de dos.
  De bestseller veraniego me parece la historia de los restos del barco de más de nueve metros de eslora encontrados en la zona cero, nueve años después del terrible atentado de las Torres Gemelas. Al parecer datan del siglo XVIII, a finales del cual había un par de muelles en la zona, el Lake y el Lindsey. Dicen los expertos que con toda probabilidad se utilizó como relleno para ganarle terreno al río Hudson. Pero este último dato habrá que obviarlo en beneficio del espectáculo y cambiarlo por algún otro del tipo que los restos pertenecían a un galeón español y que existe un legendario tesoro de por medio. También queda la opción de sazonarlo con zombies que para combinar van de muerte, sea con nazis, con clásicos literarios o con superhéroes Marvel. Incluso con religión. Que me entero por el muro de Claudio Cerdán en facebook que uno de los relatos de la segunda Antología Z de Dolmen ha herido algunas sensibilidades piadosas. Os invito al entretenido ejercicio de leer los comentarios del blog acusica y adivinar quienes juegan con la selección beatífica y quienes en la fandomita. Como es bien sabido que nadie discute sobre libros que no la leído, por la cantidad de opiniones se deduce que a los de Dolmen las ventas no les deben de ir nada mal.

cuatro gatos

No me gustaría terminar esta entrada sin mencionar el fenómeno extraño más apabullante que ha tenido lugar por estos lares en mucho tiempo. Según cierto periódico de izquierdas, el pasado diez de julio hubo una abducción masiva en pleno centro de Barcelona. Lo más inquietante es que, aunque se produjo en una manifestación multitudinaria en defensa del Estatut, nadie se percató del secuestro, pero sucedió. Cuando la Guardia Urbana procedió a medir el número de asistentes se contabilizaron mas de un millón, pero cuando la medición fue realizada por el periódico la cosa no llegaba a los 450.000. La noticia resulta todavía más preocupante si acudimos a los datos proporcionados por la empresa Lynce, y que debieron de ser tomados con posterioridad, pues entonces el fenómeno ya había adquirido dimensiones de catástrofe y solo quedaban 56.000 manifestantes. Los últimos rumores apuntan a que no hubo manifestación alguna.

8 pensamientos en “Ficciones reales

  1. J.E. Álamo

    Mi periquito menea la cabeza de un lado a otro cuando le leo unos de mis cuentos y cuando alcanzo el final, se lanza a por la lechuga o a por el alpiste. Si sale lechuga es que lo escrito es divino. Si por el contrario, es el alpiste su objetivo, lo escrito va a parar al fondo de la jaula a modo de recogedor de guano.
    Procuro que la lechuga esté colgada en lo alto y esté verde y bien jugosa. Algunos dirían que eso es manipular y yo les contestaría que así es la vida 😉 Por cierto, acertó que España ganaría el Mundial, que los asistentes a manifestaciones son todos virtuales y que Enric triunfará como escritor además de ser una excelente persona.
    Con esto doy por acabada mi rayada.
    Un abrazo, amigo. :mrgreen:

    Responder
  2. Enric Herce Autor

    Oye, tu periquito es un fenómeno, y al menos en lo que a mí respecta miente de forma encomiable. Si todo el mundo tuviera uno como el tuyo el personal se ahorraba una pasta en psicólogos para subir la autoestima. Otra cosa no, pero la lechuga sigue a un precio accesible.

    Responder
  3. Jesús Garrido

    perdona, llegué por accidente, estaba hablando con mi amiga cuando un mosquito se ha detenido en la pantalla de mi teléfono móvil, echaré un vistazo a tu blog, [el mosquito ha muerto, lo he chafao]

    Responder
  4. Enric Llevat

    He començat a llegir “Pedradas”, lectura pendent que tenia des de que m’ho vas dir a la plaça del mercadal de Reus en aquell sopar de biblios. Enhorabona! especialment m’agrada la teva capacitat suggeridora de surrealism!
    Una abraçada i després de vacances ens veiem pels mundillos dels llibres!

    Responder
  5. Enric Herce Autor

    Cierto, Claudio. Con su pimentón y un buen chorro de aceite.

    Moltes gràcies, Enric. M’alegra que t’estigui agradant. El microrelats donen molt de marge per jugar amb l’absurd.
    Ens veiem a la reentré!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green