El guardián entre el centeno (y II)

The Catcher in the Rye«Anyway, I keep picturing these little kids playing some game in this big field or rye and all. Thousands of little kids, and nobody’s around – nobody big, I mean, except me. And I’m standing on the edge of some crazy cliff. What I have to do, I have to catch everybody if they start to go over the cliff – I mean if they’re running and they don’t look where they’re going I have to come out from somewhere and catch them. That’s all I’d do all day. I’d just be the catcher in the rye and all. I know it’s crazy, but that’s the only thing I’d really like to be. I know it’s crazy.»
Oséase:
«En cualquier caso sigo imaginando a estos niños jugando en un gran campo de centeno. Miles de niños pequeños, sin nadie vigilándoles, me refiero a nadie mayor, excepto yo. Estoy al borde de un acantilado. Mi tarea es atrapar a cualquiera que se acerque al precipicio, me refiero a si empiezan a correr sin mirar a dónde van, entonces aparezo y les atrapo. Esto es lo que haría todo el día. Yo sería el guardián entre el centeno. Sé que es una locura, pero es la única cosa que me gustaría hacer. Sé que es de locos.»

Hace algo más de medio año os contaba que cambiaba de trabajo. De hecho, dejaba un puesto fijo como webmaster para realizar una sustitución en la Biblioteca de Letras de la Universidad de Tarragona, ocupando una plaza que tarde o temprano tenía que salir a oposición. La convocatoria se hizo pública a principios de septiembre y las pruebas tuvieron lugar el 31 de octubre, la teórica, y el 15 de noviembre, la entrevista.
  Me gustaría dar las gracias a cuantos en su día me apoyasteis en mi pequeña migración. A partir de ahora puedo seguir siendo el guardián entre el centeno técnico de biblioteca, pero ya de pleno derecho.

La imagen que acompaña esta entrada es obra de Panypat en devianart.com.

2 pensamientos en “El guardián entre el centeno (y II)

  1. Shaftoe

    Un gran libro, si señor.
    Yo me encuentro en la misma situación. También cambio un trabajo fijo que no me gustaba por vivir con la incertidumbre del interino: ¡¡Dios, no sé si meterme o no en un coche, no sé si llegaré al verano en mi puesto!!

    La vida es de los valientes.

    Un saludo

    Responder
  2. Enric

    Yo la “ventaja” que he tenido es que ocupaba una plaza que tenía que salir a oposición. Es decir, que no dependía de una sustitución a la espera de que el dueño de la misma regresara sino que me quedaba sin trabajo cuando la plaza saliera a oposición y la ganara otro que no fuera yo. Es por eso que me puse a estudiar como un berraco en el mismo momento que la ocupé, y bueno, tal y como contaba en el post, todo ha salido bien y he ganado las opos, con lo que ahora el puesto de trabajo es mío. Mi consejo: el interinaje es una buena forma de ir tirando y si tienes suerte y puedes ir encadenando sustituciones tienes trabajo para rato y ya de paso vas sumando méritos y experiencia, ahora bien, estudia como un condenado y cuando salga alguna plaza a oposición lánzate a la yugular.
    De los cobardes no hay historia. 😉

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green