De toros y fiestas mayores

torito bravo

No voy a añadir un escrito al eterno debate antitaurino, la Fiesta Nacional es la que es y cada uno tiene lo que se merece. Sin embargo me gustaría comentar un par de cosas referentes a un tema que estos días parece estar, más que nada por la falta de noticias que acarrea el verano, de rabiosa (sic) actualidad.
  La primera en relación a la polémica de la recurrente presencia de toros y vaquillas en fiestas mayores varias. Dado que al personal lo que le mola es que la adrenalina le salga por las orejas, armado de valor tras los cubatas de turno, propongo un par de opciones mucho mejores a la de soltar hastados en un recinto cerrado para que los mozos hagan el ganso. Si de lo que se trata es de jugarse la vida tontamente, no tanto en el caso de las vaquillas como en el de toros hechos y derechos, propongo:
  Opción A, el buscaminas. Se llena de minas antipersona el primer pedregal a mano, se delimita la zona por cuestiones de seguridad, y se deja que la muchachada lo cruce reiteradamente entre las risas y jolgorio del respetable a cada estallido
  Opción B, el Indiana Jones. Se llena de pirañas el mejor cacho de agua disponible, sea embalse, lago o similar, se tiende una cuerda por encima del agua de orilla a orilla y se anima a los descerebrados de turno a cruzarlo ofreciéndose dos opciones: hacerlo a nado o a lo funambulista.
  En relación al noble arte del toreo tengo una propuesta de modificación del reglamento que considero debería ser tenida en cuenta por quienes tengan voz y voto en estos temas.
  Como cualquiera sabe ya la tauromaquia simboliza la vida misma, el bello conflicto entre la vida y la muerte; un duelo de igual a igual entre un señor vestido de luces que tras años de formación se bate en un recinto circular armado con capote, banderillas, estoque, una panda de secuaces e incluso caballería, a un bicho con cuernos algo desorientado. Mi propuesta va dirigida al tema del indulto. Por lo visto si el animalico colabora en el espectáculo, público o torero pueden pedir el perdón y si el presidente del festejo lo conecede, se le retira a verdes pastos donde disfrutar de una dulce vida de semental. No veo mal esta opción, aunque atendiendo a la naturaleza misma del enfrentamiento que, repito, como todo el mundo sabe, no es otra cosa que un duelo de igual a igual… ¿No sería justo añadir la opción de indulto en caso de que el toro derrote al maestro sea por cornada certera o volteo con traumatismo craneal galopante?

10 pensamientos en “De toros y fiestas mayores

  1. pendenziero

    Uyy! Ten cuidado y no toques la FIESTA, que a muchos les irrita. XD
    Cuanta razón tienen tus palabras. Simplemente asiento y te doy la razón porque no quisiera estropear tu blog con todos los vocablos malsonantes que me rondan por la cabeza ahora mismo.

    Responder
  2. Enric

    Líbreme el cielo de atacar a uno de los pilares de nuestra santa sociedad. Solo pretendía ofrecer humildes sugerencias con que mejorar lo inmejorable.

    Responder
  3. J.E. Álamo

    Creo que hay dos temas aquí: por un lado el de los toros en festejos populares en los que como poco, al animal se le putea a conciencia y otro la fiesta en sí. En el segundo caso, he tenido discusiones con extranjeros (sobre todo ingleses) cuando arremeten contra el tema. Y es que, aun cuando a mí personalmente no me gusta, creo que la lidia entre toro y torero es más arriesgada y requiere más valor que por ejemplo, la caza del zorro de tanto arraigo en la Gran Bretaña. Ahora bien, insisto, no entiendo la sangría y más cuando hay corridas (como en Portugal) donde al toro no se le inflinje castigo alguno y el espectáculo no pierde para nada, más bien gana. La pregunta es que si hay aficionados que piden sangre, entonces no es arte lo que quieren, ¿no?
    En resumen, tanto el toro de festejo que corre por la calle acosado por las gentes, como ese que se bate con todas las de perder en la plaza, merece otro trato que no desluciría el llamado “arte” de Cúchares… Si es que es arte de lo hablamos y no de la satisfacción de un instinto atávico. 8)

    Responder
  4. JM

    Con todo el respeto a los ingleses, como siempre tienen dos reglas de medir, como Joe apunta. La que usan para ellos y luego que aplican al resto del mundo.
    Una vez estaba en la estación de autobuses de Tarragona. Bajaron 4 ingleses del bus y me preguntaron sin educación, como quien le habla a un sirviente, “Dónde se hacen corridas de toros”. Ni que nos pasáramos el día toreando por ahí y bailando flamenco.

    Responder
  5. Enric

    Está claro, Joe, que quien más quien menos todos somos chauvinistas, y que no es lo mismo la autocrítica a que venga el vecino a meterse en casa ajena. Veo tan bestia una cosa como la otra y conste que arte y animales son totalmente compatibles y para muestra los recortadores, también en una plaza de toros, jugándose la vida a pelo y sin verter una gota de sangre del animal.

    Hombre JM, pero eso no es culpa de esos ingleses, ¿a quién se le ocurre andar por semejantes lares? Por otro lado ¿cómo no te marcaste un zapateao allí mismo y pasate luego el cepillo? 😉

    No, no, Nubian, yo lo decía por lo de bravos, gallardos, elegantes, fieros y astutos. 😆

    No veo bien que si el torero vence salga por la puerta grande y que si en cambio lo hace le toro, en el telediario solo se comente el estado del perdedor sin mención alguna a la faena del animal, animal que para más inri, ni siquiera es indultado.

    Responder
  6. Verónica

    A mi me parece buena tu propuesta Enric. Y además opino que en ningun terreno es justo jugar con ventaja. Me parecen más animales los que disfrutan con esto y hacen del sufrimiento del toro un espectáculo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green