Columna es Sedice: Crítica en la red

Te voy a poner del revésDespués de un breve paréntesis vuelven las columnas sediciosas y ¿qué mejor forma de regresar que repartiendo estopa?
  A estas alturas creo que ya no tiene ningún sentido cuestionar la capacidad de Internet para dar voz a quien quiere hablar y opinión a quien quiera expresarla. Foros y blogs permiten que la gente predique, contradiga, replique y se ponga fina a disputas dialécticas sobre los temas más variopintos, así como expresar filias y fobias respecto a literatura y otros productos culturales. Pero si bien los inicios de esta nueva fuente de información “de a pie” destacaron por su frescura, falta de complejos y análisis sin pelos en la lengua, no lo es menos que, en un breve lapso de tiempo, los tics y manías que buena parte de esta crítica “popular” ha desarrollado ganan por goleada a los que tradicionalmente se achacan a la profesional.

Leer la columna: Crítica en la red.

La imagen que acompaña esta entrada es obra de Lucine-Estelle en devianart.com.

13 pensamientos en “Columna es Sedice: Crítica en la red

  1. Enric

    Citando a Voltarie: «No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo».
    Me gustaría saber qué parte de la columna te hace pensar que estoy defendiendo algún tipo de censura.

    Responder
  2. vincent vega

    Siendo justos, la verdad es que yo tampoco he visto ninguna defensa de la censura, ni siquiera implícita, en la entrada. Sin embargo, me sigue oliendo muy mal que se le atribuya a las malas críticas, opiniones y comentarios defectos y oscuras intenciones que se le soslayan en las buenas. O que se pasen por alto comentarios como el que un usuario anónimo hace ante una crítica, desde mi punto de vista muy comedida y bien argumentada, como ésta:

    http://reginairae.blogcindario.com/2006/01/00260-nicho-de-reyes-de-tobias-grumm.html

    Un saludo 😉

    Responder
  3. Enric

    La crítica profesional no acepta el anonimato, exige expresión correcta -no en vano muchos la consideramos un género más- y que sean argumentadas todas y cada una de las afirmaciones sostenidas en ella. Una crítica amateur que se precie seguirá esas premisas, el resto, para mí no tiene ningún valor.
    Dices que te huele mal que sólo critique los defectos de las críticas negativas. Pues tendrás que buscar otro origen para el mal olor, amigo, pues en la columna se dice bien clarito:
    – Apartado Radicalismo: «Esta crítica de ir por casa no suele preocuparse en exceso por los matices y todo queda limitado al blanco o negro; toda obra es o bien basura o bien una obra maestra. La simpleza es bella.»
    – Apartado expresión pobre: «Parece que cuanto más barriobajero sea el argot empleado, más de charla de barra, mejor. Así pues: «mierda pinchada en un palo», «molaquetecrunch», «truño zurullo», «pa correrse de gusto» o demás lindezas, suelen salpicar estos comentarios. Su complejidad lingüística puede llegar a resultar turbadora.»
    ¡Vaya por Dios! Así se argumentan las cosas, Vincent, haciendo referencia a lo escrito y no retorciendo las palabras para que cobren el significado que nos interesa.

    Debo decir que hasta llegar al enlace final tu comentario me ha parecido muy razonable, lástima, porque ahí se te ha acabado viendo el plumero. No soy yo de ir hablando por boca de los demás y mucho menos mediante cobardes comentarios anónimos, así que yo también te dejo un enlace, para que veas. No tienes más que buscar la parte del artículo dedicada a Nicho de Reyes. Eso es lo que yo opino del libro de mi buen amigo David Mateo. Si los hay que tienen problemas para expresar sinceramente lo que piensan porque se sienten cohibidos por el cruel entorno, y se creen obligados a alabar una obra que no les ha gustado, allá ellos con sus pajas mentales.

    http://www.sedice.com/?c=060620_la_tierra_del_dragon&t=articulos

    Un saludo. 😉

    Responder
  4. vincent vega

    “Si los hay que tienen problemas para expresar sinceramente lo que piensan porque se sienten cohibidos por el cruel entorno, allá ellos con sus pajas mentales.”

    No he entendido muy bien qué quieres decir con esto último, así que no sé si se pretende que me sienta aludido. ¿Podrías aclararmelo, por favor? De paso, podrías aclararme también lo del plumero. Si te resulta más cómodo, tienes mi e-mail a tu disposición.

    La verdad, no sé qué palabras he retorcido. Sólo he dado mi opinión sobre algo que me parece evidente, y no sólo en tu artículo: la tendencia a demonizar toda opinión negativa sobre aquello que nos gusta y/o nos afecta, mientras pasamos por alto las opiniones positivas por muy desproporcionadas que sean. Tanto unas como otras, pueden ser deshonestas, pero me pareció que cargabas las tintas más en las primeras.

    En cualquier caso, para evitar malos entendidos, no pretendía en ningún momento sugerir que fueras tú el autor de los comentarios anónimos al texto de Regina Irae.

    Un saludo (bis).

    😀

    Responder
  5. Enric

    No hombre no, si aquí estoy la mar de cómodo, como en casa vaya. :mrgreen:

    Creo que sabes perfectamente qué es lo que quiero decir con ese párrafo, vincent. No sé tú pero yo ya no soy ningún crío y los juegecitos no me van. De hecho, que después de más de dos años de blog tu primer mensaje llegue a consecuencia de esta columna en concreto será por algo.
    Dime suspicaz…

    Decir “me sigue oliendo mal” no es lo mismo que “me pareció que cargabas las tintas más en las primeras” o “que se le atribuya a las malas críticas, opiniones y comentarios defectos y oscuras intenciones que se le soslayan en las buenas” cuando demostrado ha quedado que no es así, eso es retorcer palabras, ¿obvio verdad?

    La verdad es que no sé que pretendías sugerir con ese enlace pero has sido tú quien lo ha colgado, o sea que te invito a explicar quién se supone que debemos entender que es el autor de los comentarios. Venga, que de parecerme razonable igual considero que he sido injusto al decir aquello de “se te ve el plumero”.

    Considérate saludado, una vez más. 😆

    Responder
  6. vincent vega

    Sencillamente, no había reparado antes en ella. 😉

    Sigo sin ver los retorcimientos, la verdad. Y en ningún momento he sugerido que fueras tú el autor de aquellos comentarios; precisamente para evitar suspicacias quise aclararlo en mi anterior mensaje. Con el enlace sólo pretendía compensar tu columna, porque tan malo es el resentido que la toma con un autor limitado, con sus virtudes y sus defectos, como el idólatra que hace causa de fe, quemando herejes si es preciso, en defensa del mismo autor por razones, me atrevería a decir, extraliterarias. Debe ser la famosa erótica del escritor. :mrgreen:

    Responder
  7. Enric

    Lo importante es que la inspiración divina te haya tocado al fin y hayas logrado aprehender el verdadero significado de ese párrafo que tan críptico se te antojaba. :mrgreen:

    Por otro lado, amigo Vincent, en la pilastra no se habla en ningún momento de “autores limitados” sino de “críticos que no dan para más”; esa es otra aportación tuya, o uno de esos retorcimientos que tanto te cuestan ver, que te puedes ahorrar.

    En relación al enlace, se agradecen tus afanes compensatorios, pero a un servidor la columna le gusta tal y como está. 😉

    Responder
  8. vincent vega

    No, si no te lo atribuía a tí: ésa es de mi propia cosecha. Aunque ya veo que tú ves retorcimientos donde yo sólo he pretendido dar opiniones.

    Quizás te había interpretado mal y la perspectiva de tu entrada era más amplia, y yo la entendí sólo como una reflexión sobre las filias y fobias que se dan en el fandom en torno a sus gurús de saldo.

    Afortunadamente, se nota que tenemos feedback para rato. 😉

    Responder
  9. Enric

    ¡Uy, qué va! Sé que tiene un título engañoso, pero aunque parezca mentira trata sobre la crítica en la red. 😉

    Responder
  10. Francisco Javier Illán Vivas

    Hola.

    No sé si esos dos comentarios eran referidos al mío, si es así, significa que no me he explicado bien. Pretendía decir, y quiero decir, que esa situación que describes, Enric: “Foros y blogs permiten que la gente predique, contradiga, replique y se ponga fina a disputas dialécticas sobre los temas más variopintos, así como expresar filias y fobias respecto a literatura y otros productos culturales, no puede ser impedida por nadie”, salvo que los gobiernos impidan el acceso a internet (práctica que se hace en determinados países, no de su nuestro ámbito cultural, claro).
    Insisto, era, y es, un reconocimiento de esa libertad que da internet.

    Saludos y disculpas por el primer mensaje tan poco claro. 😳

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green