Cicatrices

Cicatrices

Claudio Cerdán lo ha hecho otra vez, ha conseguido una obra que aun formando parte de una trilogía tiene entidad propia y se puede leer de forma independiente. La dificultad añadida es obvia, pues no nos encontramos en el arranque de la saga como era el caso de El Dios de los Mutilados, sino en su corpus central, el eslabón que une los dos extremos, con lo que la historia no solo debe continuar donde la dejó su predecesora, sino que muchos de los personajes ya no son nuevos y traen un presente marcado por los acontecimientos del volumen inicial. Con todo, esta segunda parte puede disfrutarse como un libro independiente gracias a que su autor ha sabido introducir la información necesaria en el momento preciso, recordatorios para los que leyeron el primer libro, datos nuevos para los que no, que permiten seguir la trama a placer. Tarea nada fácil si tenemos en cuenta que ha ganado en complejidad, se ramifica y avanza en tres frentes distintos de forma paralela: las peripecias de Manco, paladín de Catarsis, en la isla de Monsanero; las del paladín Estigma, quien intentará vengarse de Sluger, dios del averno, y desbaratar sus planes de someter al mundo, y las del caballero Macáligan, que terminarán convergiendo con las de Caín y el resto del grupo en su nuevo enfrentamiento contra Umun, tirano de Savid-Jilha.
  Todas las cualidades de El Dios de los Mutilados y del spaggethi fantasy, Juanma Aguilera dixit, siguen ahí: violentos antihéroes del desarraigo sin un código moral definido, capaces de las mejores gestas y las peores brutalidades; peleas y grandes batallas con un storyboard perfectamente definido y que saben a viñeta de un cómic que nos describe cada mandoble y las heridas que causa cada uno de los golpes, todo lleno de sudor y sangre que manchan al lector; una trama generosa en giros imprevistos, que avanza a ritmo desenfrenado aunque en ciertos fragmentos adquiera la complejidad, llena de traiciones y conspiraciones, propias del género negro, y donde una vez más el autor consigue cerrar la mayoría de lo propuesto, tanto a nivel de libro como de saga. Otra diferencia destacada respecto a su predecesor reside en el tono de la historia, que se ha vuelto más sombría y oscura, sí, todavía más, y ha visto suavizado su sentido del humor, quedando este relegado a unas pocas pinceladas. Cicatrices sería a El Dios de los mutilados lo que El imperio contraataca a La guerra de las galaxias.
  A título personal debo presentar mi queja más formal al autor por el poco protagonismo que nuestro querido Sir Far-Lop tiene en este segundo volumen, convirtiéndose en mero comparsa de otros personajes que han ganado peso. Aunque no negaré que siendo a estas alturas de la película uno de los personajes sobre los que todavía se ciernen más interrogantes, un servidor sospecha que en el tercer volumen recuperará un papel destacado.
   Ah, ¿que no os ha quedado claro si merece la pena leerlo? Joder, ya tardáis.

¿Dónde conseguirlo?
Web de Claudio Cerdán

4 pensamientos en “Cicatrices

  1. Claus

    Gracias por tu comentario, Enric. Me coplace ver que el trabajo ha dado sus frutos.

    PD: Sir Far-Lop será el puto amo de la tercera parte 😉

    Responder
  2. Enric

    Las expectativas por ver cómo cerrara el amigo Cerdán la saga son altas, lo cual demuestra que esta segunda parte ha cumplido con creces.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emoticons Smile Grin Sad Surprised Shocked Confused Cool Mad Razz Neutral Wink Lol Red Face Cry Evil Twisted Roll Exclaim Question Idea Arrow Mr Green